21 abr. 2017

Desde el cuerpo: #VIGalaDanza CCAFYDE

Pensar el cuerpo DESDE EL CUERPO, en palabras de Cristobal Pera, es
"(...) pensar hacia afuera, transitando con mirada curiosa por el mundo de nuestras circunstancias, pero también es pensar hacia dentro, por el inexplorado y nebuloso territorio de la conciencia personal"

De casi 80 estudiantes de CCAFYDE de la materia “expresión corporal y danza”, de la cual soy responsable, la mayoría nunca habían pisado un escenario, como lo hicieron el pasado 20 de abril. Incluso muchos de ellos me confesaban que no habían acudido a un teatro. Hace dos meses tampoco eran conscientes de la dimensión expresiva, comunicativa, creativa y artística del movimiento, de sí mismos en definitiva. Quizá para muchos de ellos sumergidos en el ámbito de una disciplina deportiva, no habían tenido oportunidad de conocer el mundo de la creación artística y las emociones proyectadas intencionalmente desde el cuerpo. Así que esto fue un reto que afrontábamos juntos.


Este año hemos tenido menos tiempo de ensayos y las vacaciones que hemos disfrutado (la gala fue justo al día siguiente de terminar la Semana Santa), quizá se hayan notado en cuestiones de sincronización colectiva y definición de movimientos, pero teniendo esto presente y queriendo hacer de nuestro contexto una virtud, como habría que hacer con la vida misma, les animé a mostrar todo lo aprendido:


  • corporalizar la desconexión del tono muscular cuando así lo requiere la escena
  • ensalzar la improvisación como oportunidad para acentuar la escucha interior y colectiva
  • trasladar la emoción que se expresa hasta los límites de nuestro contorno corporal
  • habitar este nuevo lugar, como así hemos hecho en otras ocasiones entendiendo el espacio en el que nos desenvolvemos como algo no neutro que requiere que nos apropiemos de él
  • apropiarnos del tiempo pues cuando disfrutamos "el ahora", incluso podemos disfrutar de los nervios que uno puede experimentar al sentirse “desnudo” en su persona, siendo el foco de las miradas ajenas que en realidad te devuelven “quien somos”


El increíble espacio escénico que nos ha acogido, una vez más, ha sido el Corral de Alcalá. Éste es una lugar único, es uno de los corrales de comedias más antiguos que se conservan en Europa, desde 1601. Quiero agradecer, de todo corazón y en nombre de mis estudiantes, de mi departamento, de mi facultad y de mi universidad, a su director Fernando Sánchez Cabezudo por confiar en dar continuidad a esta propuesta, y como siempre a todo el equipo del corral: Gema, Almundena, Bela, Raúl, Israel… y alguno se me olvida.

Agradecer a profesores, compañeros, amigos, familiares y exalumnos que ese día nos acompañaron. Resaltar lo arropada que me he sentido por mis colegas Pablo, Alberto, Mª José, Alejandro, Marian y Pilar. Espero que todos disfrutaran de las 12 creaciones. Las temáticas fueron diversas, nuestro punto de partido creativo este año, nuestros inspiradores han sido objetos extraños, revistas y periódicos. Un día llenamos el centro de clase con estos objetos y nos sentamos con cojines alrededor y abrimos la mente como un paracaídas, siempre con el filtro de los intereses que ellos tenían. A partir de ahí estos estudiantes han creado piezas diversas y nos invitaron a disfrutar del mundo infantil, el paso del tiempo, valores de un deporte, lo oriental, el miedo, la amistad, la mala suerte, la injusticia, el sinsentido, lo carnavalesco y aprovechar el momento (esta idea se repite, nos están diciendo algo, podemos aprender de ellos).

Hubo una pieza, concretamente, la 10ª con título وداعا (suena como "wadaeaan" y significa "el adiós"), que la presenté partiendo de las palabras que me había enviado Beatriz de Torres, amiga, experta en teatro y que estuvo seis meses en un campo de refugiados sirios. Los estudiantes que crearon esta composición, para documentarse, se reunieron con ella. Fue muy emotivo ese encuentro así como la propia pieza que nos presentaron. Os dejo la imagen y el texto escrito por Beatriz de Torres:


"Como tú y como yo. Nosotros, como ellos. iguales. Vidas iguales. Los estudios, la compra, Internet, unas birras, musiquita, el alquiler, fiesta de cumpleaños, comida familiar, unas risas, errores, regalos, un "te quiero", los amigos, el abrazo de tu madre, tu hermano, complicidades, sueños... hasta que el horror y el pánico estallan en la palma de la mano. negro. Todo se hace negro. Huida desesperada. Sangre. Paria. Sin techo. Vacío. Muerte. Refugiado. ¿Cómo bailar esa pérdida? ¿Cómo vestir de danza ese adiós desde el abismo? Reconociéndonos en ellos. Sintiéndolos en cada movimiento. Como tú y como yo. Nosotros, como ellos. Ahamad, Musab, Firas, Noor, Mohamed Alí, Nusra, Rania, Mahmood, Merwan, Kawa, Issa, Rahim, Fawaz, Nauras...".

Más fotos de la Gala y próximamente espero que podamos subir aquí algunos vídeos:



 Como en años anteriores, salimos en algunos medios:
  • Noticia de la UAH
  • Entrevista de OndaCero Alcalá a Juan Díaz (estudiante) y a mi: escuchar podcast aquí (desde el minuto 0:37:45 hasta el minuto 0:44:07).
  • Twitter: #VIGalaDanza
Agradecer el apoyo y la confianza puesta en este proyecto al Departamento de CC. de la Educación, al Vicedecanato CCAFYDE de la Facultad de Medicina y CC. de la Salud, al Servicio de Deportes (concretamente a Fernando Gil y a Yolanda Díaz) y a Jesús Cañete, responsable del Aula de danza Estrella Casero.

A continuación quiero dejaros una reflexión académica desde mi experiencia vital con éste y otros proyectos:
Y si imaginamos una formación en la que las personas resolvieran retos en contextos profesionales (como aquí nos encontramos). Y si esa formación estuviera ligada a experiencias vitales que se conectaran con las emociones de los que aprenden (y también de los que enseñan). Y si la teoría, necesaria, imprescindible como abono del pensamiento crítico y la toma de decisiones se entrelazara siempre que fuese posible con la práctica. Y si nos imaginamos una formación en la que realmente todos nos implicamos y dejamos que la realidad penetre en las aulas e incluso salimos de ellas, como estamos haciendo hoy y no como observadores, sino como participantes. Y si realmente formamos desde enfoques cooperativos en los que todos tenemos una responsabilidad en el desarrollo propio y con el de los demás, participando así de escenarios sostenibles, y digo sostenibles para referirme a la interdependencia que tenemos unos con otros para construir una sociedad mejor, un mundo mejor. Cualquier contexto formativo, incluido el de la universidad, debe tener en cuenta este faro que nos guíe, al menos ese es mi enfoque pedagógico. Y he aquí esta propuesta, un intento que espero que se acercara al acierto.
Ojalá en breve pueda incorporar a este post las reflexiones de algunos estudiantes. Si estás leyendo esto, por favor, coméntanos algo al respecto.

((•)) Escucha este post

2 comentarios:

  1. Exitazo de la VI Gala de Danza CCAFYDE!! Nadie puede decir que nuestros alumnos no se interesan por nada. Solo hay que darles el lugar adecuado y las herramientas.

    ResponderEliminar
  2. Impressionante trabajo, felicidades por tus aportaciones y a seguir creciendo con el alumnado. Algunos les costará más valorar esas experiencias vivenciales. El tiempo harà que otros muchos las valoren. Reitero mi felicitación a todas i todos.

    ResponderEliminar