8 nov. 2017

Ciencia en vaqueros

He tenido la suerte de participar en un evento de la Semana de la Ciencia en Madrid. La verdad es que ha sido la primera vez que participo y teniendo en cuenta que llevo 15 años en la universidad, más los 5 anteriores de estudiante, ¡ya era hora!. Pero no me voy a detener en criticarme más al respecto, porque más vale tarde que ni tarde.

Mª José Camachode la Universidad Complutense de Madrid, me invitó a participar en un evento que estaban preparando ella y su compañera Irene Solbes. El formato me atrajo especialmente: la idea era juntarnos en un bar personas interesadas sobre género y educación y a través de breves conferencias, formato píldoras más que comunicación, y a modo "pint of Science" o "innobar", divulgábamos trabajos, experiencias y se promovía el debate a través de los comentarios y preguntas de los asistentes. 

Esto me apetece subtitularlo ciencia en vaqueros. Detrás de esta idea está la importancia del espacio, el LUGAR y la actitud que promueve. Los espacios no son neutros y en educación se está estudiando cada vez más el impacto que tienen en nuestro aprendizaje. Si te interesa el tema puedes consultar el trabajo del catedrático y experto en neuroeducación, Francisco Mora sobre neuroarquitectura, por ejemplo. 

He de decir que llegué unos minutos tarde por un imprevisto familiar (traducción: me organicé mal) y vi que mis compañeras me esperan. Llevaba mi portátil como solución "b" por si había problemas técnicos. Y los hubo. Unas 30 personas estaban sentadas en la sala del café Abonavida con su cerveza, café o agua. Se las veía en una espera tranquila. He de reconocer que estos momentos de problemas técnicos me encantan. Sí, y no soy masoca, es que me recuerdan el día que aprendí que cuando hay un problema técnico hay que respirar, tranquilizarse, no agobiarse y disfrutar del momento que te da la vida para retarte. Lo importante no es solucionar el problema en sí, más bien es que no te supere el problema y sepas "saltar el muro lo mejor posible". Cuando además te pones en "ese modo" más positivo, normalmente acabas encontrando la respuesta porque la tranquilidad favorece la propia solución. Se parece mucho a lo que ocurre en escena, si te equivocas, si algo va mal, sigue y no muestres esos nervios que al final llaman más la atención que el hecho del problema en sí. Bueno, en definitiva, lo solucionamos y aunque algo más tarde, pudimos empezar.


Post en Instagram
Sigo narrando. El caso es que fui en vaqueros y con ganas de tomarme una caña con limón, a escuchar a mis compañeras de cartel y a contar una experiencia de aula surgida a partir de un proyecto colaborativo. Eso era a priori lo que me iba a suceder, pero la experiencia fue muchísmo más enriquecedora. Escuchar a Irene Solbes hablar de las diferencias biológicas y las ambientales a través de estudios científicos fue un lujo. El trabajo de Alberto lo conocía ya, he trabajado todo el año con él, pero verle interactuar, comenzar su exposición preguntando cómo estaban los y las asistentes y contando como se sentía... qué lección, aprendo mucho de él. Los/as invitados/as tenían muchas preguntas, inquietudes, y es que los temas sobre género provocan mucha reflexión, contradicciones y cuestionarse. Luego expuse yo, vi que tenía sentido contar como lo que la ciencia investiga nos lo debemos llevar a las aulas y que aterrizarlo es posible. Creo que me enrollé algo más de lo que me tocaba (qué raro, no me lo explico;). Después fue el turno de Mª José, y según iba narrando ejemplos de la sexualización de la infancia, uno se iba echando las manos a la cabeza, revelaba lo que ya estaba ante nuestros ojos y no veíamos. Escucharla hablar de género es una maravilla, a mi me puso las gafas moradas hace tres años en el Encuentro ConEFtados y siento que ha sido un camino sin retorno, por suerte. La guinda del pastel la puso Laura, con un discurso maravillosamente cálido y ácido a la vez, nos mostraba como desde las redes sociales hay experiencias de grupos de personas que tratan de contrarrestar el ideal de belleza y discurso que la sociedad y la historia nos han vendido a las mujeres.


Diapositiva de la presentación de Laura Martínez

Como anécdotas os cuento dos, una entrañable y otra sorprendente. La primera es que fueron exestudiantes CCAFYDE, Silvia y Rebeca, ya graduadas y Máster en EF en Secundaria. Se están preparando las oposiciones (¡ánimo!). Se vinieron desde Guadalajara, con el obj
etivo de formarse. Qué bonito, qué actitud más profesional. Las recuerdo a ambas de alumnas, pero verlas allí me hacían sentir orgullo. La otra anécdota sorprendente, es que al terminar cuando ya nos íbamos, el dueño o el camarero del café Abonavida, por cierto nos trataron de lujo, nos contó que había decidido poner una luz naranja al baño de chicas, pero que la gente no hacía más que preguntarle que por qué no era rosa...y eso le hizo pensar los clichés que asignamos al género. Absolutamente genial.

Irene Solbes, Mª José Camacho, Laura Martínez, Alberto González y yo

Bueno, mi tema concreto como ya he comentado fue sobre la experiencia del proyecto #EFectoIgualdad, promovido por la asociación ADAL, y que pusimos en marcha en la asignatura de "Expresión corporal y danza" en la Universidad de Alcalá. Aquí os dejo el material digital que utilicé en mi exposición:

Sobre la experiencia #EFectoIgualdad, ya escribí otro post, que dejo aquí por si fuera de interés para alguien.

Aprovecho este post para recomendar TED talks sobre género. Hay algunas increíbles. Os dejo el link anterior para poder acceder a un recopilatorio de estas charlas sobre esta temática, y también aprovecho para dejaros más accesible aquí algunas de mis preferidas:

<div style="max-width:854px"><div style="position:relative;height:0;padding-bottom:56.25%"><iframe src="https://embed.ted.com/talks/trevor_copp_jeff_fox_ballroom_dance_that_breaks_gender_roles" width="854" height="480" style="position:absolute;left:0;top:0;width:100%;height:100%" frameborder="0" scrolling="no" allowfullscreen></iframe></div></div>





Agradecer a las personas que hacen posible la Semana de la Ciencia, esos desconocidos trabajadores, a Mª José e Irene por invitarme, a Laura por iluminarme y a los que allí nos escucharon y debatieron con nosotras. También a Mario Marcol, promotor del proyecto de ADAL #EFectoIgualdad, y a mis estudiantes, sin los que nada es posible en mi trabajo como docente.

((•)) Escucha este post

No hay comentarios:

Publicar un comentario